Palabra: propuesta

Diferimiento: Gobierno introduce período de prórroga en el que no pagará capital ni intereses

El Ministro de Economía y Finanzas Públicas indicó que todos quienes optaron por diferir el pago de sus créditos podrán acceder a un período de prórroga en el que no pagarán capital ni intereses mientras se suscribe la adenda al contrato de crédito. Además, en el período de gracia solo se pagarán intereses; el capital se deberá redistribuir en las cuotas una vez que restablezca el plan de pagos. El Gobierno descartó ampliar el diferimiento porque considera que perjudica al prestatario.

Los transportistas y todos los prestatarios que el año pasado optaron por el diferimiento del pago de sus créditos dispondrán de un período de prórroga en el que no se pagarán capital e intereses, además del período de gracia de por lo menos cuatro meses en el que solo pagarán el interés por su préstamo.

Aunque no estableció el período de tiempo, el Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, explicó que esta prórroga ocurrirá mientras dure la suscripción de la adenda al contrato de crédito una vez que el prestatario y la entidad acuerden si el diferimiento se canaliza en una reprogramación, el refinanciamiento o ambos. 

En declaraciones al canal estatal, Montenegro aseguró que las ventajas de acceder a la reprogramación, el refinanciamiento de los créditos y los períodos de gracia y prórroga “son elementos de tiempo que alivian el crédito de los prestatarios”.

“Las ventajas y las bondades de acceder a una reprogramación y un refinanciamiento con un periodo de gracia de cuatro meses como mínimo y además, un periodo de prórroga que hasta que se firme la reprogramación o el refinanciamiento es un período de pausa, es un período muerto donde no se paga capital ni interés.

Ayer lunes, la dirigencia de los transportistas decidió romper el diálogo con el Gobierno por no estar de acuerdo con la propuesta realizada por el Ministerio de Economía y Finanzas, iniciar el paro nacional de actividades y ratificar su pedido de ampliar el diferimiento del pago de créditos los seis primeros meses del año.

Según el Ministro el punto de desacuerdo es el período de gracia. “Ellos (los transportistas) manifiestan que el periodo de gracia —que luego se trasladan esos pagos no ejecutados en la reprogramación— lo consideran interés sobre interés cuando no es así. Ese período de gracia son recursos que no se han devuelto todavía como prestatario a la entidad financiera y eso debe reprogramarse y es simplemente pagar lo que no se pagado en el período de gracia”, dijo Montenegro.

De acuerdo a la resolución de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero ASFI el “período de gracia” es a capital, es decir que en el tiempo que se acuerde con la entidad financiera (por lo menos cuatro meses), el prestatario pagará solo los intereses.

El capital no pagado durante este tiempo de gracia deberá redistribuirse en una nueva reprogramación al momento en que se regularicen los pagos. Si se opta por el mínimo, significa que al quinto mes se pagará la cuota de ese período, más la parte del capital no pagado y reprogramado. Expertos financieros consultados por Economy aseguraron que en esta distribución del capital se incluyen los costos financieros que genera la reprogramación, salvo que exista una normativa específica que disponga lo contrario.

Según la autoridad, un nuevo diferimiento como piden los transportistas y otros sectores, “perjudica al prestatario”. “Lo congela. Lo aleja de la entidad financiera. No está en contacto con el banco y no le permite, si la economía lo requiere, refinanciar y además no les permite estar conectados con el sistema financiero”.

Además, agregó Montenegro “su crédito se va alargando ad infinitum y donde va estar acumulado va a venir una situación complicada. Es mejor ahora ver la manera de reprogramar esto, distribuirlo de una manera adecuada en función de su capacidad de pago”.

La propuesta del Ministerio de Economía para quienes optaron por el diferimiento incluye la vigencia de un formulario que emitirá la ASFI para que en la negociación entre prestatarios y entidades financieras para la reprogramación o el refinanciamiento de las cuotas no pagadas entre marzo y diciembre de 2020, se establezcan las condiciones de este proceso y así, exista un documento donde quede claramente establecido si, eventualmente, surgen cambios en las condiciones del préstamo, lo que no debería ocurrir, según las autoridades.

“La ASFI ha establecido un formulario donde los prestatarios, a la hora de hablar con su oficial de crédito, llenan todo lo que se ha hablado ahí y porque razones se les está negando el período de gracia, el refinanciamiento o la reprogramación y el prestatario tiene una prueba tácita de cómo le han tratado que se puede presentar en la ASFI o en el punto de reclamo porque a veces cuando va el prestatario, verbalmente muchas cosas pueden estar sobreentendidas o malentendidas pero en el papel hay una prueba de cómo se le ha tratado”, dijo Montenegro.

Por lo tanto, las entidades han establecido que van a capacitar a su personal de manera más rápida para que den a los prestatarios la información adecuada y no haya malos entendidos.

Según el Ministro, en ese formulario debe quedar registrado si en las reuniones con los oficiales de crédito, las entidades financieras cambias las garantías, la tasa de interés.