Industria

Palabra: PROPUESTAS

Industriales proponen medidas de corto y largo plazo para reactivar la economía

La pandemia de coronavirus llevó al sector industrial a la peor crisis de los últimos cuarenta años. En este contexto “las industrias no generan utilidades, sino pérdidas”, explicó el presidente de la Cámara Nacional de Industrias, Ibo Blazicevic. Un punto clave de las siete medidas urgentes es la lucha contra el contrabando que provoca pérdidas valuadas en $us 2.300 millones anuales a la producción nacional.

Los industriales plantearon al Gobierno central siete medidas para reactivar la economía en el corto plazo y un conjunto de otras acciones para consolidar esta recuperación en el largo plazo.

Estas medidas de aplicación inmediata son: luchar contra el contrabando, modernizar las normas laborales a la nueva normalidad y modalidades de trabajo, reestructurar el sistema impositivo para reducir la carga fiscal en el sector industrial y aumentar su competitividad, aperturar nuevos mercados (locales e internacionales), reducir la tramitología y burocracia pública, impulsar la compra de bienes y servicios Hecho en Bolivia y crear un fondo de créditos y garantías estatales para las empresas.

Adicionalmente, los industriales considera que para cimentar la reactivación del sector se requieren acciones sostenidas como mayor institucionalización del aparato estatal, reconversión productiva en base a ciencia y tecnología, aprobación de normas para la inversión privada, nueva ley de inversiones, mayor infraestructura productiva, educación para la producción e innovación, incentivos fiscales para la producción de alimentos, entre otras medidas.

“El futuro del sector industrial y la reactivación económica se cifra en dos factores: primero,  incrementar la productividad de las industrias privadas nacionales para competir en el mercado local e internacional y, segundo, contar con un Estado promotor de la inversión privada en el marco de la coordinación pública-privada”, aseguró el presidente de la Cámara Nacional de Industria (CNI).

La propuesta surge ante la aguda crisis como resultado de la paralización de actividades originadas en la pandemia de coronavirus que llevó al sector industrial a la peor crisis de los últimos cuarenta años.

“Producto de los efectos de la pandemia de la COVID-19 en 2020 (a septiembre) se experimentó una caída de la tasa del crecimiento del PIB industrial de -11,9% cuando en 2019 se llegó a 3,19%, una reducción de 15 puntos porcentuales”, explico el empresario.

En 2020, agregó Blazicevic, “por día cerró una industria, producto de la pandemia de la Covid -19. En total 317 industrias cancelaron su matrícula de comercio en Fundempresa a octubre de este año”.

En la evaluación de los industriales, el efecto devastador de la pandemia fue acompañado del impacto negativo del contrabando estimado en más de $us 2.300 millones anuales.

“El contrabando aumentó producto de la devaluación de las monedas en los países vecinos, es el caso de la devaluación del Real de Brasil, del Peso Argentino, del Peso Chileno y del Yuan de China. El contrabando compite en forma desigual y desleal con la producción Hecho en Bolivia”, dijo.  

La paralización de actividades en la cuarentena rígida provocó que solo dos de cada diez industrias realizaron actividades y en el período posterior de flexibilización la demanda de productos industriales fue mínima.

En consecuencia, explicó el presidente de la CNI, “cayeron abruptamente las ventas; sin embargo, los gastos tributarios, salariales (aguinaldo), crediticios y a la seguridad social continúan inalterables. Producto de la COVID-19 las industrias pasaron de generar utilidades a reportar pérdidas con la consiguiente caída de la liquidez y la pérdida de capital de operaciones”.

El impacto de la cuarentena rígida se refleja en las cifras del costo laboral (sueldos y salarios). “Por dos meses de cuarentena rígida e inactividad industrial en el 80% de las industrias representó $us 105  millones. Además, las ventas no realizadas en el sector alcanzaron a 524 millones de dólares”.

“Las pérdidas del sector industrial a septiembre de 2020 llegaron a 51 millones de dólares producto de la COVID-19. Las industrias en este contexto no generan utilidades, sino pérdidas”.