Capital Humano

Palabra: GEstión

Expertos sugieren aprender habilidades colaborativas para afrontar el escenario crítico global

Expertos en gestión y recursos humanos coincidieron en señalar que nos encontramos en un tiempo de compartir, conectarse y colaborar, utilizando todas las herramientas de carácter tecnológico para afrontar las adversidades de una situación crítica como la pandemia del Covid-19, además de prepararnos para el futuro que llegará con muchos retos y cambios en el diario vivir. 

Así lo señalaron Paola Querejazu, gerente de Gestión de Riesgos de Personas del Laboratorio Bagó; Wiliam Shaoie, rector de la Universidad NUR, y Dalcy Banegas, gerente general de Batebol, que dieron sus ponencias en el webinar denominado “Re-aprendiendo habilidades corporativas – Ciclo Reactivando el Empleo”, el cual fue organizado por BPO Center y Human Value el 3 de septiembre.

El conversatorio tuvo como misión la búsqueda del potenciamiento de la inteligencia emocional en un entorno competitivo, colaborativo, empático y de unidad.

Denise Hurtado, CEO de BPO Center y moderadora del webinar, indicó que la colaboración es el proceso de dos o más personas u organizaciones que trabajan juntas, con la finalidad de completar una tarea o alcanzar una meta. “Equipos que se colaboran acceden a mayores recursos, recompensas, en situaciones de adversidad en los que se tienen recursos escasos o limitados”, expresó.

Hurtado explicó que en medio de la pandemia hay empresas que visualizan que este tipo de situación, bien aprovechada y con actitud cooperativa o constructiva, puede ser un nuevo momento para reforzar la cultura organizacional. “Estas empresas supieron adaptar sus procesos laborales ante un escenario que así lo requirió (cuarentena por coronavirus), capitalizando cada posibilidad que se les presentó”, dijo.

Querejazu explicó que, en el caso de Laboratorios Bagó, tuvo una adaptación interesante en el marco de la pandemia por coronavirus, debido a que, al tener una gran cantidad de personal dispersa por todo el territorio boliviano, para poder reunirlos bastó con poder adaptar sus reuniones al carácter digital con aplicaciones, como Zoom, para poder estar todos reunidos a la misma hora y sin las complicaciones de la logística del traslado de los trabajadores, como lo sería en condiciones normales.

Banegas coincidió al afirmar que en Batebol también se tuvo que adaptar al proceso de reuniones digitales. “Intentar adaptar este tipo de tecnologías a un comienzo fue complejo. Sin embargo, existe un gran numero de beneficios como el ahorro de tiempo para la organización de este tipo de reuniones, se pudo llegar a más personas, logrando un acercamiento con los distintos niveles dentro de la empresa”, puntualizó.

En el caso de las habilidades colaborativas, en específico en el ámbito de la educación universitaria, Shaoie explicó que es un desafío que todas las casas de estudios superiores quieren implementar, incluso mucho antes de la pandemia que está atravesando Bolivia y el mundo.

“Una de las grandes necesidades que tiene la gente es socializar. Con la generación de estos espacios para estudiantes y el personal de las universidades se pudo verificar que existía entusiasmo en la participación, tomando en cuenta que en anteriores situaciones no se presentaba un espacio de encuentro colectivo-masivo”, resaltó Shaoie.

Hablando específicamente de la Universidad NUR, hubo un compromiso pleno en la participación de los espacios digitales. Por ende, las instituciones aprovecharon ese ímpetu de progreso para continuar por caminos virtuales que entra en escena sin ocupar el espacio presencial pero sí como una alternativa complementaria.

Los expertos coincidieron en señalar que el tiempo es adecuado para humanizarnos, demostrando vulnerabilidad pero sintiéndose acompañados en unidad y actitud positiva, tanto laboral como humanamente.